El Águila remonta el vuelo...

"Si la razón hace al hombre, el sentimiento le conduce"






miércoles, 7 de junio de 2017

Paradoja de nuestro tiempo por George Carlin.

La Paradoja de Nuestro Tiempo en la Historia es que tenemos Edificios más altos, y temperamentos más cortos; carreteras más amplias, pero puntos de vista más angostos.

Nosotros gastamos más, pero tenemos menos; compramos más, pero lo disfrutamos menos.

Tenemos casas más grandes y familias más pequeñas; más conveniencias, y menos tiempo; tenemos más estudio, pero menos sensibilidad; más sabiduría y menos juicio; más expertos, pero más problemas; más medicina, pero menos salud.

Tomamos mucho, fumamos demasiado, gastamos sin necesidad, reímos muy poco, manejamos muy rápido, y nos enojamos muy rápido, nos desvelamos, nos levantamos cansados, raramente leemos, vemos mucha TV, y rezamos muy poco.
Hemos multiplicado nuestras posesiones, pero hemos reducido nuestros valores humanos.

Hablamos mucho, pero amamos poco y odiamos muy seguido. Hemos aprendido como ganarnos la vida pero no sabemos vivir; le hemos agregado años a la vida, no vida a los años.

Hemos ido a la luna y regresado pero tenemos problemas para cruzar la calle para conocer al vecino.

Hemos conquistado el espacio sideral, pero no el espacio interno.

Hemos hecho cosas más grandes, pero no cosas mejores.

Hemos limpiado el aire, pero ensuciado el alma.

Hemos partido el Átomo, pero no nuestros prejuicios.

Escribimos más, pero aprendemos menos.

Hacemos más planes, pero los sacamos adelante menos.

Aprendimos a vivir aprisa, pero no a ser pacientes.

Creamos más computadoras para retener más información para producir más copias que antes, pero tenemos menos comunicación.Este es el tiempo de comidas rápidas y digestiones lentas.

Hombres altos, y caracteres cortos; ganancias altas, y relaciones vacías.

Es el tiempo de Paz mundial, pero de guerra domestica; mas diversiones, pero menos diversión; mas variedad de comida, pero menos valor nutritivo.

Estos son los días de dos sueldos por familia, pero más divorcios; de casas más lujosas, pero hogares quebrados. Estos son los días de viajes rápidos, panales desechables, moralidad desechable, amor de una noche, cuerpos sobrepasados, y pastillas para todo, para ser alegre, para ser callado, para matar.

Es un tiempo cuando hay mucho en el aparador y nada el almacén; un tiempo en que la tecnología te puede brindar esta carta.

¡¡¡DESPIERTA Y REACCIONA!!! ¿¿¿QUÉ ESTÁS HACIENDO CON TU VIDA???

jueves, 8 de octubre de 2015

Gaonera


1.- Gaonera: Capote cogido por la espalda con una mano recogida en la cintura y otra extendida que es la que lleva al astado.



EDUCAR PARA SER PERSONA


¿Qué quieren todos los padres para el futuro de sus hijos? Que sean personas felices, amadas, que contribuyan a hacer del mundo un lugar mejor. Pero, ¿qué aprenden los niños en la escuela? Inglés, matemáticas, informática... El debate sincero sobre para qué sirve la escuela es hoy más urgente que nunca.

La escolaridad masiva es, sin duda, un derecho adquirido hace apenas un siglo en los países desarrollados con la finalidad de que todos los niños sean alfabetizados. Algunos de nuestros abuelos o bisabuelos -es decir, no hace tanto tiempo- no tuvieron esa oportunidad. Es lógico, entonces que compartamos un altísimo respeto por la educación escolar. Sin embargo, hoy el sentido de la escuela ha cambiado. La vida de los niños está organizada en torno a la escolaridad, sobre todo porque los adultos la necesitamos para dejar a los niños en algún lugar mientras trabajamos.

Dentro de una comunidad determinada, transitamos vidas bastante parecidas, perpetuando pensamientos convencionales. Suponemos que sí algo “funciona”, seguirá perpetuándose como un suceso positivo e incuestionable. Pensar que la escuela es buena e indispensable, que es el lugar donde todos los niños se educan y aprenden y es absolutamente necesaria para que tengan éxito en su vida adulta nos parece coherente. Pues bien, tratemos de “liberar” los pensamientos a ver qué otras ideas surgen, más adecuadas al momento actual. Seamos capaces de polemizar sobre lo aparentemente incuestionable quizás podamos mejorar algunas realidades a las que estamos sometidos, grandes y pequeños.

Resulta gracioso que, desde el embarazos, algunos padres estemos ansiosos por inscriber a nuestros futuros hijos en la “mejor escuela”. ¿Qué significa la “mejor escuela”? Aquella en la que “aprenda más”. ¿Qué debería aprender? Inglés, claro sin inglés no irá a ninguna parte. E informática, porque si no sabe usar un ordenador no conseguirá trabajo. ¡Y matemáticas! Si no es bueno en matemáticas, será un desastre... También consideramos que una “buena escuela” ofrece “muchísimas actividades” que agregan más y más horas de clase, Suponemos que así el niño aprenderá muchas cosas y tendrá más herramientas para trabajar y ganar dinero cuando sea mayor.

domingo, 13 de julio de 2014

“Qué son los Valores”


-->
El valor, es la convicción razonada y firme de que algo es bueno o malo y de que nos conviene mas o menos. Pero estas convicciones o creencias se organizan en nuestro psiquismo en forma de escalas de preferencia.
Los valores reflejan la personalidad de los individuos y son la expresión del tono cultural, moral, afectivo, social y espiritual, marcado por la familia, la escuela, las instituciones y la sociedad en que nos ha tocado vivir.
Los valores son necesarios sin lugar a duda. Los valores son como pautas, guías o caminos que marcan las directrices de una conducta coherente. Ellos, los valores nos permiten encontrar sentido a lo que hacemos , responsabilizarnos de nuestros actos, tomar decisiones con serenidad y coherencia, resolver los conflictos personales, familiares y de relación humana y definir los objetivos de la propia vida con claridad.
Los valores auténticos nos ayudan a entendernos a nosotros mismos, a amarnos y al mismo tiempo a entender y amar a los demás. Dan sentido a nuestra vida y facilitan la relación madura y equilibrada con el entorno, con nuestro mundo y con las personas, acontecimientos y cosas, de forma integrada proporcionándonos equilibrio y paz.
La carencia de un sistema de valores bien definido, sentido, aceptado y estructurado con buen criterio, instalara al sujeto en la indefinición y en la duda, dejándole a disposición de criterios y pautas ajenas.
Hay varios tipos de valores.
Valores Terminales, mas abstractos y universales, bien sean centrados en la propia persona (intrapersonales) o en los demás (interpersonales), como la autoestima, la libertad, la igualdad, la realización o la amistad…
Valores Instrumentales, que se refieren al aprecio e inclinación que mostramos por determinadas formas de conductas como la honradez, la magnanimidad, el ser afectuoso, el ser educado, el ser responsable.
Y aquí os dejo el tema, para que penséis sobre ellos, y si queréis saber algo mas podéis manifestármelo y ampliare el contenido.
Esta publicación la saque del libro de los valores de Bernabé Tierno Jiménez, un psicólogo, escritor y pedagogo, que junto con Jorge Bucay, son para mí los que se expresan con mayor claridad, a los dos los admiro.

Disfrutar el momento.


-->
Los instantes placenteros son verdaderas gotas de felicidad. Por eso es importante saber vivir los presentes, recrear los pasados y anticipar los futuros.
Saber disfrutar de las experiencias positivas de la vida es uno de los principales ingredientes de la felicidad. La investigación empírica ha comprobado que quienes tienden a disfrutar confían más en sí mismos, son más extravertidos y están más satisfechos.
Disfrutar es algo que tiene un componente pasado, presente y futuro: disfrutar del pasado rememorando los viejos tiempos; del presente, siendo consciente del momento actual y saboreándolo; y del futuro, cuando lo esperas y fantaseas sobre lo que puede suceder.
Aunque parezca que los componentes pasados y futuro del disfrute no tienen nada que ver con “vivir en el presente”, los dos son maneras de incrementar y mantener el placer, es decir, de traer al presente el placer del pasado y el del futuro। En lugar de limitarte a reaccionar ante los acontecimientos positivos cuando ocurren, puedes aprender a disfrutar tomando la iniciativa: anticipar las experiencias positivas, recalcar y mantener conscientemente los momentos agradables, y recordarlos deliberadamente de manera que hagan renacer el placer cuando
-->hayan acabado.




Carta de un padre a su hijo "Dedica di un padre al propio figlio":


-->
Se un giorno mi vedrai vecchio: se mi sporco quando mangio e non riesco a vestirmi…..abbi pazienza. ricorda il tempo che ho trascorso ad insegnartelo.
Se quando parlo con te ripeto sempre le stesse cose….. non mi interrompere…… ascoltami. quando eri piccolo dovevo raccontarti ogni sera la stessa storia finche’ non ti addormentavi. quando non voglio lavarmi non biasimarmi e non farmi vergognare… Ricordati quando dovevo correrti dietro inventando delle scuse perche’ non volevi fare il bagno. quando vedi la mia ignoranza delle nuove tecnologie , dammi il tempo necessario e non guardarmi con quel sorrisetto ironico ho avuto tutta la pazienza per inseganrti l’abc quando ad un certo punto non riesco a ricordare o perdo il filo del discorso …. dammi il tempo necessario per ricordare e se non ci riesco non ti innervosire ….. la cosa piu’ importante non e’ quello che dico ma il mio bisogno di essere con te ed averti li che mi ascolti. quando le mie gambe stanche non mi consentono di tenere il tuo passo non trattarmi come fossi un peso . vieni verso di me con le tue mani forti nello stesso modo con cui io l’ho fatto con te quando muovevi i tuoi primi passi quando dico che vorrei essere morto… non arrabbiarti un giorno comprenderai. che cosa mi spinge a dirlo. cerca di capire che alla mia eta’ non si vive si sopravvive. un giorno scoprirai che nonostante i miei errori ho sempre voluto il meglio per tee che ho tentato di spianarti la strada. dammi un po’ del tuo tempo dammi un po’ della tua pazienza dammi una spalla su cui poggiare la testa allo stesso modo in cui io l’ho fatto per te. aiutami a camminare aiutami a finire i miei giorni con amore e pazienza in cambio io ti daro’ un sorriso e l’immenso amore che ho sempre avuto per te. ti amo figlio mio e prego per te anche se mi ignori. papa'
Está pequeña publicación en italiano me ha gustado mucho, a veces cuando leo en otro idioma distinto al mío, las palabras me llegan más profundamente, De todas maneras para el que no lo entienda voy hacer la traducción.
Lo dedica un padre a su hijo:
Si un día me ves viejo, si me ensucio cuando como y no puedo vestirme…. Tenme paciencia, recuerda el tiempo que he dedicado a enseñarte, si cuando hablo contigo repito siempre las mismas cosas… no me interrumpas… escúchame. Cuando eras pequeño debía contarte cada noche la misma historia hasta que te dormías.
Cuando no quiero lavarme no me reproches y no me hagas avergonzarme… Recuerda cuando debía correr detrás de ti inventando una excusa porque no querías bañarte. Cuando veas mi ignorancia de las nuevas tecnologías, dame el tiempo necesario y no me mires con una sonrisa irónica, he tenido toda la paciencia para enseñarme el abecedario. Cuando a un cierto punto no alcanzo a recordar o pierdo el hilo del discurso…
Dame el tiempo necesario para recordar y si no puedo no te pongas nervioso… la cosa más importante no es aquella que digo, pero mi necesidad de estar contigo y tenerte a mi lado escuchándome. Cuando mis piernas cansadas no me permiten mantener tu paso, no me trates como si fuese un peso. En su lugar ven detrás de mí con tus manos fuertes de la misma manera que yo lo hice contigo cuando dabas tus primeros pasos.
Cuando digo que quisiera estar muerto… no te enfades un día comprenderás que cosa me empuja a decírtelo. Intenta comprender que a mi edad no se vive, se sobrevive. No obstante un día descubrirás, que mis errores siempre querían lo mejor para ti, que he intentado facilitarte la vida.
Dame un poco de tu tiempo, dame un poco de tu paciencia, dame una espalda sobre la cual apoyar la cabeza, de la misma manera que yo lo he hecho por ti. Ayúdame a caminar, a finalizar mis días con amor y paciencia a cambio yo te daré una sonrisa y el inmenso amor que siempre he sentido por ti.
Te quiero hijo y siempre ruego por ti aunque me ignores, tu padre.

viernes, 4 de julio de 2014

Encauzar la Ira y Ganar en Serenidad



Enfadarnos ante el mínimo estímulo y responder de manera desmesurada mina nuestra salud y acaba convirtiéndonos inevitablemente, en nuestro peor enemigo. Nuestra ira suele activarse cuando nos sentimos en peligro, por eso es tan importante aprender a cambiar la percepción de lo que nos ocurre para dejar de sentir nuestro entorno como una amenaza.
Comencemos con una breve reseña cinematográfica al mejor estilo de Hollywood... En el episodio I de la celebrada saga de La guerra de las Galaxias, el maestro Yoda duda entre permitir o no que el pequeño Anakin Skywalker -el niño que acabará por convertirse en Darth Vader- sea entrenado como jedi. El maestro vacila porque, según dice,.percibe demasiado miedo en él. Es entonces cuando pronuncia la famosa frase que ha dado la vuelta al mundo: “El miedo conduce a la ira, la ira conduce al odio , el odio conduce al sufrimiento”.
Esta frase me parece interesante como punto de partida para reflexionar sobre la ira porque creo indudable que dejarse llevar por ella nos aboca irremediablemente al sufrimiento. La violencia y la agresión no son más que las consecuencias más evidentes de dejarnos llevar por la furia, pero no las únicas. Esta emoción no repercute negativamente solo en la vida de aquellos a quienes va destinada, sino que también tiene efectos devastadores sobre quien la siente. Reaccionar con rabia frecuentemente puede llevarnos al deterioro y finalmente a la ruptura de nuestras relaciones, tanto las afectivas, como las sociales y laborales. Movidos por la ira podemos decir cosas que no creemos del todo o que seria más conveniente callar;  podemos hacer cosas de las que después nos arrepentimos o precipitarnos en una línea de acción que no nos conduce hacia donde realmente deseamos.
En otro plano, montar en cólera produce una serie de modificaciones fisiológicas que, de repetirse una y otra vez, aumentaría la incidencia de problemas físicos importantes, particularmente los relacionados con el sistema cardiovascular.
Cuando no Ponemos Límites.
Por todos estos caminos la ira nos lleva al sufrimiento propio y al ajeno, por eso es tan importante aprender, sino a liberarnos de ella, a moderarla y encauzarla. Conseguirlo liberará nuestro pensamiento y actitud.
En el intento de manejar nuestra ira, el sentido común nos conduce a pensar en dos alternativas posibles frenarla o exteriorizarla. No es casualidad que muchas de las estrategias que suelen proponerse desde el ámbito terapéutico están encaminadas a desarrollar alguna de estas dos tendencias.
Es bastante comprensible que pensemos que el mejor modo de lidiar con la ira sea dejarla fluir, expresarla libremente. Para apoyar esta opción solo cabe pensar que, alguna vez, todos hemos pasado por la experiencia de sentir cómo, después de haber manifestado nuestro enejo de algún modo, la tensión y el malestar han desaparecido.
También apunta en este sentido la idea de que enfadarnos es un modo de poner límite a las conductas abusivas de otros. Esto puede parecer razonable a simple vista, pero entraña complicaciones. En primer lugar, el hecho de que sintamos alivio después de haber gritado, agredido o montado algún tipo de escándalo, puede llevarnos a buscar, cada vez que nos sintamos enfadados, esa descarga que hemos asociado con el bienestar. Así, las agresiones se perpetúan y, lo que es peor, cada vez tendremos menos reparos en comportarnos así. De hecho, mucha gente se justifica: “¡Me saca de mis casillas, es el único modo que tenía de calmarme!”.
En segundo lugar, cuando frente a un abuso nos defendemos utilizando la ira, lejos de conseguir que la otra persona nos respete, lo único que logramos es que redoble la apuesta o tome represalias. Así, entramos en una escalada de agresiones cada vez más hirientes. Aun cuando consigamos que los demás acepten nuestros límites por temor a que tengamos una reacción furiosa, esto no será constructivo para el vínculo sino que, por el contrario, los demás se alejarán silenciosamente de nosotros. Dejarán de vernos como una grata compañía.
Un Muro de Contención.
Si liberar nuestra ira tiene consecuencias tan nefastas podemos llegar a la conclusión de que la única opción que tenemos es contenerla. No obstante, esta postura también presenta varias dificultades.
Está bastante extendida la idea de que si alguien siente que se está enfadando demasiado, lo mejor que puede hacer es tomarse un tiempo y retirarse de la situación hasta que se haya calmado. Seguramente contar hasta cien es una alternativa cuando se está, por ejemplo, al borde de actuar desmesuradamente, pero, como solución de fondo, deja bastante que desear.
Si cada vez que nos enfadamos, por ejemplo, con nuestro hermano, nos vemos obligados a salir a dar una vuelta para no acabar insultándole, seguro que nunca resolveremos nuestros conflictos. Además, si frente a las conductas invasivas o abusivas de otras personas lo único que sabemos hacer es evitar todo enfrentamiento, no conseguiremos establecer nuestros límites y, en consecuencia, las actitudes que nos molestan se perpetuarán o, aún peor, se intensificarán.
Todo ello parece dejarnos en una situación sin salida: refrenar nuestra ira puede resultar perjudicial, pero expresarla libremente, también. Entonces, ¿cuál es la actitud más sensata para no equivocarnos?
La Respuesta del miedo.
En mi opinión, la clave está en aquella frase de la que os hablaba al principio del artículo y que pronuncia el viejo Yoda, ese personaje que en más de un aspecto nos recuerda a un maestro zen. “El miedo conduce a la ira...” Vale decir: sentimos ira cuando nos sentimos amenazados. Es así de sencillo y es una gran verdad. Por eso, si conseguimos sentirnos menos amenazados, podremos manejar las situaciones que nos producen ira de un modo mucho más adecuado. Es decir, lo que tenemos que modificar es nuestra percepción de la situación. Para ello es necesario que aceptemos que la ira no es una consecuencia directa de lo que sucede o de lo que otros nos han hecho sino que, hasta cierto punto, la “fabricamos” nosotros mismos de acuerdo a cómo entendemos la situación.
Supongamos que descubro que un buen amigo me ha mentido, que me ha pedido dinero diciéndome que lo necesitaba para algo y lo ha utilizado para otra cosa. Es bastante natural que me sienta disgustado y decepcionado, que sienta que se ha aprovechado de mí. Me diré a mí mismo: “No me gusta lo que ha ocurrido”. También es probable que sienta la necesidad de establecer que no quiero que vuelva a comportarse de ese modo conmigo. Me digo: “No quiero que esto vuelva  a ocurrirme”.Ambas sensaciones, el malestar y la necesidad de establecer un límite, son comunes a todas las situaciones que potencialmente pueden conducirnos a sentir ira, y no hay en ellas nada reprochable... El problema aparece, como dijimos, cuando me siento amenazado por las circunstancias. En mi opinión, este tipo de situaciones tienen varias interpretaciones generalización, negación y fatalización.
Nada es Definitivo.
La generalización consiste en extender al todo lo que es aplicable solamente a una parte. Siguiendo con el ejemplo anterior, imaginemos que en lugar de pensar. “Mi amigo se ha portado mal”, me dijera a mí mismo: “Mi amigo es una mala persona”. Si pienso que mi amigo es alguien perverso, este se convierte en una amenaza de la que debo defenderme. Transformaŕe un acto concreto y puntual -por muy reprobable que este sea- en una característica general de mi amigo, lo que comprometerá nuestra relación y me impedirá ver aspectos de su persona que sí me gustan. Me llenaré de ira contra él en lugar de poder hablarle sinceramente de lo disgustado que estoy por lo que ha hecho. La generalización puede extenderse indefinidamente y comportar consecuencias aún peores. Si seguimos con el mismo razonamiento, podría llegar a la conclusión de que  no se puede confiar en nadie, lo que me conduciría a concebir a los demás como amenazantes. La generalización se nutre de palabras como todo, siempre, nunca, nadie, todos..., palabras con las que debemos ser muy cuidadosos.
La negación consiste en las múltiples variaciones de una frase en la que, por desgracia, caemos a menudo en estos casos: “Esto no debería haber sucedido”. En el caso de mi amigo, mi actitud sería denegación si pensará algo así como: “El no puede hacer una cosa así”. Este tipo de pensamientos nos producen ira porque nos llenan de impotencia... “No debería haber sucedido” pero, sin embargo, ocurrió... “El no puede hacer una cosa así”, y, sin embargo, lo hizo.
La negación es un intento vano de suplir con la fantasía de lo que debería haber sido un malestar con lo que es. Pero en ese intento perdemos la posibilidad de reaccionar frente a nuestra realidad. Quizás deberíamos cambiar las preguntas: “¿Y por qué él no puede hacer lo que hizo?”¿Y por qué esto o aquello no debería suceder?” Puede que la actitud más adecuada sea aceptar que ni los demás ni la vida tienen la obligación de comportarse “bien” con nosotros.
Y llegamos a la última actitud, la fatalización, un modo de interpretar la realidad que es perjudicial en extremo. Consiste, como su nombre indica, en pensar que un determinado problema es irremediable. Volvamos a la actitud que adoptaré con la acción de mi amigo. Si pienso: ”Me ha traicionado, no puedo soportarlo”, estoy considerando este hecho como irremediable. Cuando frente a cualquier situación desagradable o dolorosa creemos que no podremos soportarlo, la convertimos en una fatalidad, una amenaza letal. Es entonces cuando el miedo nos invade y arremetemos contra todo llenos de ira. Sin embargo, deberíamos saber que la idea de que “no puedo soportarlo” es falsa.
Es bueno tener en cuenta que, por difícil que parezca la situación, siempre podremos salir de ella. Ciertos hechos y actitudes nos pueden afectar, doler e, incluso, dañarnos -a veces en gran medida- pero, incluso en estos casos, podemos superarlos, obtener  un aprendizaje y salir fortalecidos.
Cuestionar nuestras emociones negativas.
Estar atentos a la ira cuando aparece es una tarea que requiere cierto trabajo por nuestra parte. Pero si estamos dispuestos a afrontarlo y nos cuestionamos  y debatimos aquello que nos ocurre, seguramente daremos un gran paso para impedir que la irritabilidad y el mal humor endurezcan nuestro carácter y acaben instalándose en nuestra vida.
Si evitamos estos modos perjudiciales de interpretar las situaciones conflictivas, seguramente conseguiremos expresar de mejor manera nuestro malestar, nuestro dolor o nuestro desacuerdo. Así podremos también establecer nuestros límites de un modo tan respetuoso como efectivo.
En definitiva, controlar la ira es comprender que los desencuentros entre las personas forman una parte ineludible de nuestra vida y que, por eso, debemos encontrar un camino más saludable para gestionarlos.

sábado, 17 de mayo de 2014

Paz Interior




En cierto concurso de dibujo cuyo tema era la paz, abundaban las imágenes  que representaban dulces amaneceres, apacibles ocasos, prados soñolientos... Sin embargo, el premio fue otorgado a un cuadro que mostraba una furiosa catarata que se precipitaba por un acantilado provocando densas nubes de espuma y vapor que se desvanecían a la altura de la rama de un árbol, donde un petirrojo había construido su nido y parecía gorjear alegremente...
Es cierto que la vida es una tensión constante entre opuestos. Bien y mal, salud y enfermedadpaz y lucha. Pero podemos trascender esta eterna dicotomía siguiendo el ejemplo del petirrojo, que no solo encuentra la tranquilidad situándose por encima del obstáculo sino que, además, sabe sacar provecho del mismo. Y es que, dado que para estar en armonía con nosotros mismos es imposible eliminar todos nuestros problemas y vivir para siempre en nuestro extremo favorito, la única opción positiva, realista y práctica es alzarnos sobre nuestra circunstancia y extraer algún beneficio de ellas.
AJUSTAR EL TERMOSTATO INTERIOR DE LA TRANQUILIDAD.
Aunque  nos cueste creerlo, la paz es nuestro estado natural y por muchas tensiones que debamos o elijamos soportar, tenemos un termostato interior que intenta devolvernos a ese estado de serenidad perdida. Somos, en ese sentido, como gomas elásticas, que, en cuanto se sueltan, recuperan su estado inicial de relajación. El problema surge cuando la goma se tensa tanto que “olvida” su estado natural y se “da de sí” sin remedio...
Para recuperar la paz perdida debemos ajustar nuestro termostato interno, así como el termostato de la calefacción se desactiva cuando en el hogar se alcanza una temperatura confortable, y vuelve a activarse cuando empieza a sentirse el frío. Nuestro termostato es la mente y debemos conocerla a fondo para saber cuándo es mejor que funcione de manera activa, a pleno rendimiento, y en qué momentos resulta más beneficioso para nosotros su presencia pasiva.
Nuestra mente “Activa” o “patente” es la que conocemos mejor y con la que nos identificamos más porque está al servicio de nuestros objetivos materiales. Pero también podemos ponerla a merced demuestra metas más espirituales para que nos ayuda alcanzar la serenidad que tanto necesitamos. Este tipo de Actividad  mental nos ofrece la oportunidad de convertir nuestros deseos en objetivos concretos y nos permite valorar todas las opciones posibles para lograrlos. De esta manera, ponemos en marcha todos nuestros recursos internos y, cuando nos topamos con los inevitables obstáculos y con nuestros miedos de siempre, somos capaces de reconocerlos y afrontarlos sin demora.
Nuestra mente activa vendría a confirmar la idea de Gandhi de que “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”. Según estas palabras, solo podemos alcanzar la calma si nos decantamos, de manera activa y consciente, por la paz en cada uno de nuestros actos, tanto en el quehacer de nuestra vida cotidiana como en aquellas situaciones que nos puedan resultar adversas.
En nuestra vida cotidiana existen dos factores que pueden actuar tanto a nuestro favor como en nuestra contra a la hora de recuperar la paz perdida el espacio y el tiempo, las dos dimensiones donde tiene lugar la vida.
LAS DIMENSIONES DE NUESTRA EXISTENCIA: ESPACIO Y TIEMPO.
         
Sea como sea, lo cierto es que para recobrar la calma resulta de gran ayuda ampliar nuestro espacio vital. Y para ello debemos rodearnos, a la manera de Platón, de todo aquello que es “bello”, “verdadero” y “bueno”, en su sentido más profundo. Esto no quiere decir que nos obcequemos en perseguir lugares hermosos y personas honestas, sino que se trata de abrirnos a la belleza que nos rodea y de captar lo bueno y lo auténtico que reside en todas las personas. Desde luego que si no nos sentimos a gusto donde estamos, es fantástico ampliar nuestro espacio buscando lugares mejores, pero esta búsqueda no debe llevarnos a despreciar lo que ya tenemos delante de nuestros ojos.
Por su parte, nuestra relación con el tiempo es, como poco, conflictiva. El día tiene las mismas horas para todos y el reloj parece trabajar al servicio de unos y en contra de otros. Pero, ¿Dónde está el secreto? Vale la pena plantearse si aceptaríamos el desafío de hacer menos cosas, hacerlas más despacio o no hacerlas todas con ese grado de perfeccionismo que raya la obsesión. Porque aunque solemos  propagar a los cuatro vientos lo felices que seríamos sin obligaciones, lo cierto es que estamos tan apegados a ellas que, si nos las arrebataran, sentiríamos que nos quitan algo más que un peso de encima. Porque, por un lado, las obligaciones, aunque suene paradójico, nos confieren importancia y hacen que nos sintamos imprescindibles. Y los deseos desmedidos por el otro, nos someten a un yugo del que es difícil escapar, porque somos al mismo tiempo, bueyes y arrieros.
Saber renunciar a ciertas obligaciones y a ciertos deseos, así como averiguar nuestras verdaderas necesidades, nos aportará una ración extra de tiempo. Un tiempo en el que aflorará la paz que, de manera natural, llevamos dentro y en el que disfrutaremos de un yo mucho menos exigente, pero, ¿quién sabe? mucho más dichoso.
DESPRENDER SIEMPRE LA MEJOR ESENCIA.
Como hemos dicho antes, nuestra mente activa puede elegir conscientemente la paz en todos nuestros actos, tanto en los de la vida cotidiana como en situaciones de especial adversidad. Para ilustrar este último caso, podemos recordar una breve historia. Cuentan que una joven fue a ver a su madre para contarle lo difícil que le resultaba sobrellevar los problemas cotidianos de su vida y la cansada con estaba de luchar. Sin decir nada, su madre llenó de agua tres cacerolas y las puso  hervir, llenando cada una de ellas con zanahorias, huevos y granos de café respectivamente. Pasados unos minutos, colocó cada alimento en un recipiente distinto y su hija, sin entender, le preguntó qué significaba todo aquello.
La madre le explicó a su hija que cada uno de esos alimentos había experimentado la misma adversidad, el agua hirviendo pero cada uno había reaccionado de forma bien distinta. La zanahoria había entrado fuerte, dura e implacable pero, por efecto del agua hirviendo, se había ablandado. El huevo era frágil, pero tras hervirlo, su interior se había endurecido. Los granos de café, por su parte eran especiales porque, después de permanecer en el agua hirviendo, la habían transformado, desplegando en ella todo su aroma y sabor... “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cuál de ellos eres tú?”.
Ya sabemos como funciona nuestra mente activa, cómo se pone en marcha nuestro termostatomental. Pero tan importante es saber encenderlo como poder desactivarlo cuando es necesario, a sabiendas de que así obtendremos mejores resultados. Porque, ¿de qué sirve tener encendida la calefacción durante horas si ya alcanzamos la temperatura deseada? Solo para dos cosas para sofocarnos y para despilfarrar energía.
Del mismo modo, utilizar solo la mente activa que alcanzar el estado que deseamos puede volverse en nuestra contra, agobiándonos y desgastándonos de un modo absurdo. Esto es especialmente importante cuando la adversidad incluye elementos que escapan a nuestro control.
Por todo esto, debemos aprender a sacar partido de nuestra mente pasiva o latente. Así como la mente activa nos ayudaba a extraer beneficios de las nubes de vapor que emanaban de la catarata, la mente pasiva nos ayuda a alcanzar la serenidad a vista de pájaro, situándonos por encima del obstáculo.¿Y cómo podemos conseguirlo? Pues deteniendo el pensamiento. Algo fácil de decir y no tan fácil de hacer.
“APAGAR TODOS LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS”.
Lo primero que podemos hacer es aceptar por completo la idea de que cuando ya no podemos hacer nada más ante la adversidad, nuestra mente funciona mejor en estado de “hibernación”. Así se mantiene más fresca, oxigenada y equilibrada.
Y lo segundo es permanecer atentos a los pensamientos obsesivos y destructivos que revolotean sobre nosotros, para decidir ignorarlos a conciencia, sin prestarles la más mínima atención. No es sencillo, pero con un poco de práctica y tratando de que las tareas presentes y otras distracciones absorban nuestra atención, podemos llegar a vivir más serenos y centrados en el aquí y ahora, aunque el problema que nos preocupa aún no se haya resuelto.
Es una cuestión permanente práctica si no podemos pensar nada positivo respecto a aquello que nos preocupa, intentemos no pensar en ello en absoluto. Así, la energía que emitimos por lo menos no será negativa sino, simplemente, neutra.
Esta técnica nos ayuda a relativizar los problemas, a poder observaros con “otros ojos” y, sobre todo, a desapegarnos saludablemente de ellos. Asimismo, nos muestra todo el exterior como un escenario que es tan complejo como cambiante. Un lugar donde nuestra esencia permanece atento, paciente y a salvo de la tormenta que, sin duda, terminará por amainar.

Antonio Gaudí

“La creación prosigue incesantemente a través del hombre. Pero, el hombre no crea, descubre el color que buscan las leyes de la naturaleza para bajar su ser de la nueva obra son colaboraciones del creador. Quién copia no colabora, porque, la originalidad consiste en retornar a los origines.”

“Cuando las formas son más perfectas, exigen menos adornos”

“La imitación de los estilos implica necesariamente una decoración superflua, los estilos simples, al contrario, tienen una buena estructura”.

“La elegancia es hermana de la pobreza, pero no se debe confundir la pobreza con la miseria.”

“La cualidad ideal del la obra de arte es la armonía, que en el arte plástica nace de la luz que decora y da relieve. La arquitectura es la disposición de la luz”

  1. Gaudí

Parque Guel

Parque Guel
El parque Güel, fue construido con la idea de realizar una urbanización de casas de familia destinada a la clase media de la época. El proyecto no tuvo éxito y hoy es el parque municipal. En la foto, la entrada principal. (Barcelona)

Uno de los pabellones de entrada al parque Güel destinado a la administración. En éste se conjugan los elementos básicos que Gaudí escogió para la construcción del parque.

Varias imágenes de las entradas elevadas que recorren el parque. Decoración vegetal e mineral, integración de la naturaleza en una ciudad jardín, el gran propósito de Antonio Gaudí.

Pabellón de entrada al parque Güel y cumbre de las dobles cruces gaudianas.